Camilo Navarrete pone toda la garra en Pasión por el Fútbol

Se cumplen ya dos años desde que Camilo Navarrete comenzó a dar sus primeros chutes en Pasión por el Fútbol. Después de haber mostrado sus cualidades con la pelotita en varios otros lugares, el batallador capitán de la categoría Intermedia se quedó en el Parque Brasil, el centro de entrenamientos de los floridanos, y no se movió más. “Estuve en varias escuelas antes, pero me gusto ésta y ya llevo harto tiempo acá. Me siento acogido por toda la gente, los profes me tratan bien y me dan confianza para desarrollarme como deportista”, explica el alumno de Segundo Medio del Colegio Cardenal Antonio Samoré.

En estos años, Camilo se convirtió en un jugador polifuncional, que destaca por su gran entrega dentro del campo de juego. “Trato de pensar siempre en la cancha y no llegar y hacer cualquier cosa. Me gusta ordenar a mis compañeros, porque para jugar bien al fútbol hay que tener don de mando. A mis compañeros no les molesta que les hable tanto; al contrario, encuentran que les ayuda a jugar mejor”, apunta el muchachito que puede actuar de defensa o volante de contenciòn, aunque “me gusta jugar más en el mediocampo, porque ahí uno toca más la pelota, que es lo que me gusta a mí”.

Conocedor de sus virtudes y defectos, el capitán de la Intermedia de Pasión por el Fútbol tiene la película bien clara respecto de lo que calza como futbolista. “No soy hábil con la pelota, pero igual me defiendo. No es que me llegue el balón y no sé qué hacer con él. Mi fuerte es el quite y también las ganas que pongo en cada jugada. Eso me ha ayudado a ser considerado un buen jugador dentro del equipo, por mis compañeros y los profesores”, revela el chico, quien es un gran admirador del mediocampista de Colo Colo, Rodrigo Meléndez. “Me gusta como juega. Maneja muy bien el puesto, siempre está bien ubicado para poder quitar la pelota. Además es mañoso, lo que es importante para jugar en esa posición”, destaca Camilo.

Su gusto por el juego de Kalule Meléndez deja entrever claramente también cuál es el equipo de sus amores. “Soy hincha de Colo Colo y sería un sueño poder jugar ahí algún día”, confidencia el capitán floridano, que se ha probado en los cadetes de un par de equipos de Santiago, pero no le ha ido bien, aunque igual mantiene la ilusión de convertir en realidad su gran anhelo. “Me gustaría ser futbolista profesional o, si no se puede, Contador Auditor”, confiesa.

Luciendo la camiseta de Pasión por el fútbol, Camilo ha hecho su estreno con los del Parque Brasil en el Campeonato de la Liga y, viniéndose encima ya el desenlace de la competencia, valora la experiencia como una oportunidad para crecer como futbolista infantil. “Hemos jugado hartos partidos muy competitivos. Eso nos ha ayudado a mejorar nuestro nivel de juego. El entrenamiento es una parte, pero si no jugamos partidos exigentes, no hay muchas posibilidades de mejorar. Así que la Liga ha sido de mucha ayuda para todos nosotros”, expresa el lolo de 15 años.

Camilo comparte sus correrías en Pasión por el Fútbol con su hermano Joaquín, de 17 años, zaguero de la categoría Superior. Futbolísticamente hablando, los chicos son de la misma cuerda, pues les gusta más hacer la pega “sucia” en la cancha que llenarse de aplausos con un gol o algún pase magistral. En todo caso, el pequeño crack estima que hay claras diferencias entre ambos en la cancha. “Aunque mi hermano también es defensa, yo encuentro que yo soy más rápido. Uno tiene que poner garra para jugar, hay que ser aguerrido. Así siento el fútbol”, finaliza el jovencito.

Filed Under: Entrevistas

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.