Jhair Baltierra, el último gran capitán de CTI

Muy cerca de defender por última vez la camiseta de CTI, Jhair Baltierra, polifuncional jugador de la categoría superior del elenco industrial, reconoce que igual siente algo de pena. Fueron trece temporadas vistiendo los colores maipucinos y, con los 19 años pisándole ya los talones, deberá tal vez buscar un nuevo destino futbolístico, mucho más acorde con la nueva etapa de la vida que se le viene encima.

“He estado harto tiempo en la escuela de fútbol de CTI y lo único que puede decir es que estoy muy agradecido de toda la gente de la institución. Aprendí a jugar acá. Pude hacer permanentemente actividad física, lo que me ha ayudado a tener muy buena salud. El estar entrenando o jugando partidos, como todos los de la Liga Campeones del Futuro, me dio la posibilidad de entretenerme también. Y lo más importante de todo es que lo pasé muy bien en todos estos años”, expresa el capitán del equipo mayor de los industriales.

En este largo camino, en todo caso, Jhair nunca estuvo solo. Su padre, Héctor Baltierra, es el director de la escuela de CTI, por lo que siempre estuvo a su lado hinchándolo para entregar lo mejor o apoyándolo cuando todo no funcionó según lo esperado. Sin embargo, por esas cosas del fútbol, papá e hijo sólo fueron entrenador y pupilo sólo en los dos últimos años de tan extenso ciclo.

“Mi papá me reta un poco más que a mis compañeros, sobre todo cuando me paso de revoluciones en la cancha. A veces me enojo, pero yo sé que no lo hace para molestarme. Él siempre ha querido que yo vaya progresando”, cuenta el maipucino, revelando de paso un detalle de la vida íntimo de su equipo: “Mis compañeros me echan tallas, porque el entrenador es mi papá. Pero yo lo tomo en buena onda, jamás me complicó esta situación”.

-¿Qué onda con el futuro, Jhair? ¿Seguirás jugando?

-No sé qué haré, pero de algo estoy seguro: voy a seguir ligado al fútbol. No sé dónde, alguna parte encontraré por ahí. Soy un apasionado del fútbol y no se me pasa por la cabeza no jugar más. Además, recién tendré 19 años, así que me queda todavía cualquier cantidad de carrete en las canchas.

-¿Qué clase de jugador verán entonces en el lugar donde llegues?

-El jugador que he sido toda la vida. Poli funcional, ya que puedo jugar de libero o de volante de creación, rápido, ágil con la pelota y con buen manejo de balón. Y con la debilidad que siempre tuve: el juego aéreo. Nunca me ha gustado cabecear y ya es difícil que pueda mejorar.

-Sería súper bonito entonces marcharse con un título.

-Sería espectacular, pero es harto difícil. Estamos trabajando duro en el equipo para lograr el primer lugar. El problema es que los rivales también hacen lo mismo. Mi sueño es dar la vuelta olímpica en mi último año en la escuela de fútbol, porque además soy el capitán. Pero vamos a ver qué pasa.

-Está claro que quieres seguir en el fútbol. ¿Y qué pasará con tus estudios?

-Por ahora, estoy únicamente trabajando. Soy bodeguero en la empresa metalmecánica TIC, de Cerillos. Pero voy a estudiar, eso también lo tengo muy claro. ¿Qué?, no lo sé aún. Tengo que pensarlo muy bien, porque me podría equivocar y no es la idea.

¿Has tirado líneas ya, te gusta alguna carrera en especial?

-Sí, me encantaría entrar a Ingeniería Industrial. Será duro, porque quiero trabajar y estudiar.

-Tendrás que esforzarte el doble, ¿sientes que estás preparado?

-Por supuesto, tengo súper claro que será muy pesado. Pero hay que ponerle nomás. Soy un jugador aguerrido y fuera de la cancha tengo que serlo aún más desde ahora.

Filed Under: Entrevistas

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.